¿Qué es el Jubileo y cuál es su significado religioso?

El año jubilar representa el año del arrepentimiento, de la conversión y de la remisión de los pecados. También se denomina año santo, ya que se abre, desarrolla y cierra con ritos sagrados, pero también, y sobre todo, porque promueve la santidad en la vida cotidiana.

Los orígenes del Jubileo cristiano

El Jubileo tiene sus orígenes en la tradición judía que preveía, cada 50 años, un año de descanso de la tierra, con el objetivo de fortalecer los cultivos, la restitución de las tierras confiscadas y la liberación de los esclavos.

Para señalar el comienzo de este año, se tocaba un cuerno de carnero llamado yobel, del que deriva el término cristiano Jubileo.

El Jubileo cristiano en la historia

El primer Jubileo cristiano tuvo lugar en el año 1300 y fue convocado por el papa Bonifacio VIII con la bula Antiquorum habet fida relatio, que preveía la indulgencia plenaria para cualquier romano que hubiera visitado al menos 30 veces (15 en el caso de los extranjeros) la Basílica de San Pedro y San Pablo Extramuros durante todo el año.

En los primeros tiempos, los Jubileos no se celebraban con regularidad, ya que los diferentes papas modificaban su frecuencia; desde 1475, en cambio, el evento se celebra cada 25 años (los últimos fueron en 1950, 1975 y 2000).

Después se convocaron nueve Jubileos extraordinarios, el último en 2015 por el papa Francisco con motivo del 50 aniversario
del final del Concilio Vaticano II
. Este Jubileo estaba dedicado a la misericordia y se inauguró con la apertura de la Puerta Santa de la Catedral de Notre-Dame de Bangui, con motivo del viaje apostólico del papa a África.

¿Qué se hace durante el Jubileo?

El Jubileo dura un año entero y se celebra con diferentes iniciativas. Comienza la noche de la Nochebuena anterior, con la apertura de las puertas santas de las cuatro basílicas principales de Roma, comenzando por San Pedro del Vaticano.

El papa llega a la basílica de San Pedro, se detiene ante la puerta y recita en latín la fórmula: «Esta es la puerta del Señor, ábranme la puerta de la justicia». Luego empuja las dos hojas con las manos, mientras que desde el interior de la basílica algunos empleados abren la puerta por completo. Después, se detiene en el umbral para orar y finalmente lo cruza inaugurando el año santo.

En los días siguientes, se realiza el mismo ritual en las otras tres basílicas mayores: San Juan de Letrán, Santa María la Mayor y San Pablo Extramuros. Las puertas permanecen abiertas hasta el final del Jubileo, el 6 de enero del año siguiente.

Además, en cada Jubileo se prevén eventos y momentos de recogimiento durante todo el año.

Redención e indulgencia plenaria: el significado religioso del Jubileo

En el Nuevo Testamento, Jesús se presenta como el que lleva a término el Jubileo; el año jubilar es, por tanto, en primer lugar, el año de Cristo.

Se trata de una celebración religiosa destinada a promover la santidad y el retorno al camino correcto. Los temas centrales de esta celebración religiosa son el arrepentimiento y el perdón de los pecados a través de la peregrinación y las obras de caridad y misericordia.

Según la religión cristiana, en el año del Jubileo es posible pedir la indulgencia plenaria, es decir, el perdón de todos los pecados.

Según la constitución apostólica Indulgentiarum doctrina, para obtener la indulgencia plenaria es necesario realizar la obra indulgenciada y cumplir tres condiciones:

el sacramento de la reconciliación,
la participación en la eucaristía y
la oración por las intenciones del papa.

Las tres condiciones, se precisa, «pueden cumplirse varios días antes o después de haber cumplido la obra prescrita; sin embargo, conviene que la comunión y la oración por las intenciones del sumo pontífice se hagan el mismo día en que se realiza la obra.

Para vivir y obtener la indulgencia, los fieles están llamados a realizar una breve peregrinación hacia la Puerta Santa, abierta en cada catedral o en las iglesias establecidas por el obispo diocesano, y en las cuatro basílicas papales de Roma, como signo del profundo deseo de verdadera conversión.

Las condiciones de la indulgencia plenaria, sin embargo, siempre pueden ser modificadas por el papa.